Vela de insignias: Adrián González

La Vela de Insignias en un espacio que dejamos en cada campamento de verano para reflexionar, meditar y opinar abiertamente sobre nuestros valores como scouts y nuestra promesa. Para muchos es un recobramiento de fuerzas y motivación que cargamos durante el resto del año. Para otros, es el empujón y la iniciativa que faltaban para comenzar a actuar.

Adrián González, ruta de segundo año, nos leyó durante la vela de este año su crítica visión sobre el mundo en el que vivimos y nuestra función como scouts dentro de él. Nos incita a no quedarnos con los pies quietos y echar a correr.

Os invitamos a leerlo atentamente y reflexionar junto con él.

whatsapp-image-2016-11-19-at-21-17-33

Adrián en un final de etapa del Camino de Santiago.

UN MUNDO

Personalmente, no puedo imaginarme un mundo sin buenas personas que cuidan de los que le rodean. Que se ponen al lado del que lo necesita y alzan la mano para luchar por aquello que quieren.

No soy capaz de imaginarme un mundo donde la gente no trabaja en equipo, donde caminar y trabajar codo con codo sea un estorbo y no una actitud de compañerismo y cooperación.

Tampoco puedo pensar que exista un mundo en el cual la rutina y la sociedad absorban los proyectos y las ilusiones de tanta gente que sueña con hacer algo más de lo que dicta la corriente social.

Un lugar que sólo sirva para consumir y cubrir necesidades primarias sin tener un objetivo por el cual luchar para hacer al fin y al cabo un mundo mejor.

Por último, no quiero pensar un lugar donde las fronteras, el color o el pensamiento sea motivo de discriminación. Porque somos todos hermanos, somos todos humanos y somos todos un puño, una raza, como ninguna ha existido.

En definitiva NO PUEDO Y NO QUIERO pensar un mundo donde no exista un polo y una pañoleta; un símbolo y una intención. Un modo de vida que cada uno de nosotros ha aprendido desde que decidió emprender un viaje cuyo lema es y siempre será: servir al prójimo.

El escultismo me ha enseñado a amar y a respetar. Me ha abierto la mirada hacia la naturaleza, ésta que un día fue nuestra cuna y que hoy en día ha sido sustituida por una sociedad quizás demasiado urbanizada. Respetar y dejar el entorno mejor de lo que se encontró es lo que a mi parecer nos debe distinguir a todos y cada uno de los scouts del mundo.
Ser scout no implica llevar uniforme y salir de acampada, ser scout es una actitud, un lema, un camino de ejemplo para construir y mejorar todo aquello en lo que podamos colaborar.

Todos los que estamos aquí creemos que somos scouts, porque en un entorno donde todos pensamos igual es muy fácil serlo. Lo difícil es llevarlo al día a día, a la cotidianidad con tus amigos y compañeros donde la forma de pensar en muchos casos va en contra de lo que el escultismo enseña.

Yo pienso que cada mañana, cada tarde y cada noche pertenecemos a un objetivo mundial. Pertenecemos a un proyecto conjunto que Baden Powell empezó en el año 1907 y que hasta hoy esta presente en más de 155 países. Esto demuestra que nuestras ideas calan y que no somos los únicos. Hay millones de personas que con su mochila a la espalda y su promesa en el corazón luchan con sudor y mucho esfuerzo por seguir cumpliendo lo que BP un día nos enseñó.

Como conclusión y desde mi situación actual, pienso que la comunidad Ruta es una fase decisiva en toda vida de un scout. Aquí te das cuenta de si quieres o no seguir comprometiéndote con tu grupo y con la sociedad. Sin embargo pienso desde lo más profundo de mi conciencia de que todos y cada uno de nosotros somos candidatos y más que capaces de ser seguir el modelo de Baden Powell y de tanta gente que ha dedicado su vida al servicio de los demás.

Pioneros, Rutas, Kraal, Comité… os doy la buena nueva: la sociedad necesita un fin y creo que vosotros (…nosotros…) tenemos el deber, aunque sea desde otros movimientos y agrupaciones, de llevar el bastón de la marcha. Porque sino, ¿quién lo hará?

Muchísimas gracias por escuchar mis deseos y pensamientos. Espero que mi mensaje no sólo quede entre velas y meras palabras, espero que os haya hecho reflexionar en lo que un scout es, en lo que sois.

Scouts, siempre listos.

Entrevista de servicio: Ana de Toro

¡Hola a tod@s!

Hace unas semanas publicamos las entrevistas de Marillanos y Patri Pardo. ¿Os apetece leer a otra ruta contándonos su experiencia de servicio en un voluntariado? ¡Allá vamos!

Hoy tengo el privilegio de presentar a Ana de Toro, ruta de 1º del Clan Egeo . Se nota que Ana, así como otros de su generación, han esperado un año más para pasar a la Ruta, y que una vez dentro han aprovechado bien el tiempo: en cuanto tuvo oportunidad, escogió un ámbito social y ha estado trabajando en él gran parte del año. Os dejo con una gran entrevista.

DSCN0675 (2)


Primero de todo, nos gustaría conocerte: ¿cuántos años tienes?, ¿a qué te dedicas (estudio, trabajo)?, ¿cuántos años llevas en los scouts y cuál ha sido tu trayectoria?

Me llamo Ana de Toro, tengo 17 años y soy estudiante de 2° de bachillerato en la Escuela de Arte de Albacete.

Llevo con este ya 7 años en el grupo: entré en la tropa Mafeking, pasé a la unidad Brownsea y ahora estoy en la comunidad ruta Polaris. Además, empecé en el taller de guitarra como alumna en primero de pionero, y en segundo de esta rama lo comencé como profe.

Con respecto a las ramas, creo que cada etapa tiene sus cosas buenas, que todas, aunque eches de menos las anteriores, te aportan algo súper valioso. No podría nunca elegir tan solo una de ellas, porque actualmente soy una suma de todas.

DSCN0102 (1)

Ana y Carmen, rutas

1. Estupendo. Vamos al tema: ¿cuál es tu proyecto de servicio? ¿en qué consiste? Cuéntanos un poco del sitio donde estás actuando, y qué labor haces tú.

Pues este año he iniciado un proyecto de servicio diferente al que realizaba el año pasado, pero continúo en el ámbito de la infancia.

El año anterior, durante 2015, desde enero hasta julio, estuve en el hospital, en la planta de pediatría con AECC, donde pasaba dos horas semanales jugando con los niños que ese día estuvieran ingresados; pues, dentro o fuera del hospital, siguen siendo niños.

Actualmente estoy en Cáritas, en el programa de infancia, particularmente en el barrio de Hermanos Falcó (las quinientas). Este año mi labor consiste en ser profesora de apoyo de un niño durante dos horas semanales, pues era en el ámbito donde más hacía falta, siendo también el que más me gusta. Creo que la educación desde pequeños es súper importante, en el aula y fuera de ella.

 

2. Qué interesante. Pero, ¿cómo se te ocurrió hacer este voluntariado? ¿Por qué has elegido este ámbito, y no otro? ¿Cómo conociste esta asociación? ¿Qué realidad social, qué necesidades presenta? ¿Por qué te llama la atención y te gusta?

El objetivo ruta, tal y como reza su lema, es SERVIR, así pues decidí volver a implicarme en un voluntariado.

Desde pionero ya habíamos colaborado alguna vez con Cáritas, y personalmente los niños me encantan; así pues, ¿por qué no juntarlo? Conocí esta parte de su labor en una charla informativa que nos dieron a la Comunidad en Camino con la Comunidad Semilla, y en enero comencé el voluntariado.

En mi parte de labor, colaboro en la necesidad escolar de niñ@s (en mi caso de primaria) en su mayoría en situaciones precarias; es decir, suelen tener una economía más bien baja, falta de recursos y ayudas, para lo que Cáritas predispone soluciones, como en este caso el apoyo escolar: colaboro en su necesidad escolar, apoyo con las materias, explicarles todo aquello que aún desconocen y ayudarles con los deberes y la tarea.

Y me llama la atención porque desde pequeña he ido al colegio de mi tía a ayudarla con los niños pequeños, siendo además en un barrio y ambiente muy similar al que ahora me encuentro. Me encanta la educación, y sin duda es mi segunda opción a la hora de escoger la carrera universitaria.

DSCN3455 (1)

Ana (abajo derecha) con parte de su comunidad ruta en el Foro Ruta 2015

3. Genial. Nos gustaría hablar un poco más a nivel persona, ¿te parece? Pues bien, ¿cómo te sentiste al comienzo de este proyecto? ¿Cómo te sientes ahora, qué te hace sentir, qué te mueve por dentro?

Pues, a decir verdad, el primer día estaba súper nerviosa, no sabía cómo enfrentarme a dar clase a un niño yo sola, pues no estoy estudiando magisterio ni nada por el estilo.

Pero ahora súper cómoda. Los niños nos tienen como un modelo de referencia más en su vida, pues son niños que en general tienen carencias familiares de algún tipo, y ver que tú vas a posta a ayudarlos, a pasar tiempo con ellos y a prestarles atención, eso lo valoran muchísimo.

Es algo súper gratificante, el ver que mi tiempo puede mejorar el futuro de esos niños.

4. ¿Qué te aporta? ¿Qué recibes de lo que allí das?

Me aporta energía y ganas de seguir cambiando el mundo, que es el fin último de todo scout: dejar el mundo mejor de como lo encontramos.

Creo que cada día aprendo yo más de los niños que ellos de lo que yo les explico: su inocencia, sus ganas de comerse el mundo con su alegría, su energía, sus sonrisas…

 

5. ¡Qué nivel! Te agradecemos muchísimo que nos hayas contado tantas cosas. ¿Quieres despedirte de alguna forma? ¿Unas últimas palabras para quien nos lee?

Me gustaría terminar diciendo que hacer un voluntariado, un servicio a los demás, es lo más bonito y gratificante que he hecho en mi vida. Es algo que todo el mundo debería hacer, hay miles de ámbitos y posibilidades distintas, no vale la excusa de que no hay nada para mí.  Es algo que no cambiaría por nada.

IMG-20151011-WA0010 (1)

Ana con su Comunidad Ruta en un Navalón 2015


Hasta aquí la entrevista con Ana. Ella está comprometida con el proyecto de apoyo escolar del Programa de Infancia de Cáritas. Hay otros ámbitos y servicios distintos dentro de Cáritas, y con suerte os presentaremos en un futuro la experiencia de alguien que esté o haya estado en ellos.

Buena caza y largas lunas.

Recordando a los rutas en Suiza ’13…

Los scouts vivimos momentos inolvidables en nuestros campamentos: las vistas en lo alto de un pico al atardecer, en la marcha; el momento en que hacemos nuestra promesa; y, como no, miles de momentos en torno a una canción.

Hace tres rondas solares, el grupo nos movimos al campamento scout internacional de Kandersteg, Suiza, para llenar aún más nuestro mochila de recuerdos. Los rutas, concretamente, querían darle un toque muy especial a ese viaje, y prepararon una versión a capell a de Somebody that i used to know, de Gotye. Quizá no la recordéis por el nombre, pero tras escuchar a nuestra numerosa comunidad ruta en aquel momento, seguro que os suena.

Liderada por Edu Gómez, la canción estaba dividida en distintos sonidos, todos hechos con su cuerpo (distintas voces, palmas, golpes). Está presentada por Guillermo Legorburo, interpretada por toda la comunidad y disfrutada por todo el fuego de campamento.

Podéis disfrutar de la canción en nuestro canal de youtube, pinchando aquí.

Aprovechamos para dejaros algunas fotos de lo que vivieron los rutas ese año en Suiza; estamos seguros de que este año harán otro gran campamento, lleno de diversión, servicio, decisiones y compañerismo.

Rutas son.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Entrevista de servicio: Patri Pardo

¡Hola a tod@s!

Hoy os traemos la segunda entrevista del ciclo de entradas que dedicaremos a hablar de proyectos de servicio en distintos voluntariados, muchos de los cuales están realizando nuestros rutas.

En el futuro, hablaremos de los servicios de varios rutas más de esta imagen.

En esta ocasión tenemos el placer de presentaros a Patri Pardo, ruta de 3º. Tiene 20 años, está en 2º de Ingeniería Aeroespacial en León, y aún así sigue en el grupo, como buenamente puede. Pese a la distancia, siempre que puede está disponible para una reunión o para echar una mano a su clan Ajax. Además, forma parte del taller de guitarra, donde ayuda con temas administrativos.

Patri entró en el grupo en segundo de pionero, es decir, en 2011, con 15 años, solo que no pasó a ruta el año siguiente, sino que decidió quedarse un año más en pionero con la generación de un año menos. Cuando le pregunté porqué entró, ya de “mayor”, me dejó bastante claro el atractivo de las primeras etapas de los scouts:

Entré porque tenía varios amigos que iban y siempre estaban hablando maravillas de los scouts y los campamentos… Incluso a veces jugábamos a juegos a los que jugaban allí y nos lo pasábamos genial y quise probar. Fui un día con una amiga mía a una reunión y me lo pasé muy bien, así que el año siguiente me apunté.

Patri, abajo a la izquierda, con su Unidad en el Campamento de Boniches 2012

No sé si Patri demuestra que el scout nace o se hace; lo que sí nos enseña es que en unos pocos años se ha puesto a trabajar y a vivir con los valores que nos caracterizan. Es una persona muy agradable, espero que disfrutéis de sus palabras, además de una experiencia de voluntariado relacionando la tercera edad y la enfermedad.


  1. ¿En qué consiste tu voluntariado?

Mi voluntariado tiene lugar en el centro de Alzheimer de León. Básicamente yo estoy de apoyo a los enfermeros o trabajadores sociales que están allí. Concretamente estoy ayudando en el centro de día, que es el ámbito de la asociación donde la enfermedad está menos desarrollada y suele haber menos problemas con los enfermos.

El año pasado iba una mañana de 10 a 14 hs. y este año voy una tarde de 18 a 20 hsWhatsApp-Image-20160528. Todos los usuarios con los que yo trato son mayores y la intención es que hagan ejercicios de memoria o que ejerciten la mente simplemente, lo cual no siempre es fácil porque para que trabajen bien necesitan una atención muy individualizada. Es por eso que necesitan voluntarios, porque, si no, hay un trabajador para cada 10 personas o así.

El itinerario de cada día es: al principio se hacen preguntas y se trata un poco de orientarlos un poco y que digan la fecha, la estación del año y preguntas para que hagan memoria; luego se empieza con la actividad de ese día, que cada día de la semana está orientado a potenciar un ámbito específico, y suelen ser actividades como dibujar, relacionar, escribir, identificar emociones…; después se para a merendar y se deja tiempo libre para que cada uno realice una actividad como puzles, jugar a las cartas, leer una revista, jugar al parchís…; y, por último, hacemos un poco de ejercicio, más que nada para mover un poco las articulaciones.

2. ¿Por qué elegiste, de entre todas las opciones de voluntariado, este proyecto?

Pues el año pasado llegué a León sin conocer nada y estaba bastante perdida, pero gracias a la universidad conocí a una chica que es la que se encarga de gestionar el ámbito del voluntariado en León y me comentó las opciones que tenía allí. Elegí este sitio por dos motivos: en primer lugar, porque tiene un horario muy amplio para poder compaginarlo con la universidad; en segundo lugar, porque a mí no se me da especialmente bien trabajar con niños y quería otras realidades, sobre todo por la enfermedad que se trata en el centro y por acercarme más a ese sector de la población.

3. ¿Crees que está más reconocido o es más habitual el voluntariado con niños?

Yo creo que es un tema que a la mayoría de las personas les gusta, el hecho de trabajar con niños y de poder influir en ellos para que puedan crecer con ciertos valores y con ciertos recursos. Entiendo que es un tema muy recurrente en cuanto a elegir un voluntariado estable porque a pesar de ser muy sufrido los resultados se ven y eso reconforta mucho. Yo soy de la idea de que a las personas hay que intentar enseñarles valores y estilos de vida y ayudarlos cuanto antes mejor pero, como he dicho, yo no tengo mano con los niños, no porque me parezca inútil la tarea si no porque sé que soy demasiado directa y tengo muy poca paciencia como para poder transmitir lo que pienso de forma satisfactoria a los niños.

4. ¿Qué te aporta?

Bueno, la verdad es que mi paciencia ha aumentado mucho desde que estoy allí; por supuesto, he aprendido a tratar a personas de la tercera edad mucho mejor de lo que lo hacía antes, me he dado cuenta de cuál es la mejor forma de plantearles las cosas o de convencerles de algo. También me ha hecho darme cuenta de que hay mucho más amor del que creemos en las personas, esto es así porque allí la gente es mucho más impulsiva, y aunque hay personas que pueden llegar a ser agresivas, es porque tienen miedo, y en cuanto te conocen y empiezan a confiar en ti cambian totalmente: allí, todo el mundo piensa en su familia y a mí, que solo voy un día a la semana me han regalado un montón de dibujos y me han dado las gracias muchas personas, y eso quieras o no, te remueve algo por dentro.

No obstante, con lo que más me quedo es con la capacidad de tener momentos de felicidad incluso bajo esas circunstancias: cuando hacen algo bien después de haber estado esforzándose, cuando les reconoces sus méritos, mientras te cuentan alguna cosa de sus hijos o de sus nietos, cuando cantamos canciones con ellos… siempre les sale una sonrisa y la verdad es que merece la pena estar allí con ellos para verla, porque a pesar de todo ves que aún tienen ilusión y eso para mí es lo más reconfortante.

5. ¿Cómo te sientes trabajando allí?

A ver, hay momentos que son duros, sobre todo al principio cuando no te conocen porque suelen ser más tercos y más violentos, aunque sea verbalmente hablando; y hay situaciones que te afectan, cuando ves que una persona ha empeorado mucho de una semana a otra, cuando te preguntan por su marido o su mujer y resulta que ya no está… una de las situaciones más duras que recuerdo es cuando una mujer tuvo un ataque muy fuerte y no se acordaba de nada, ni de su nombre ni de quién era, y lo peor es que era consciente de eso y la pobre se puso a temblar y no paraba de decirme que no se acordaba de nada y que todo lo veía negro.

A pesar de esos momentos difíciles, también me he reído un montón mientras ayudaba allí y he tenido experiencias muy bonitas, totalmente desinteresadas. Siempre que salgo de allí tengo una perspectiva distinta de la vida; ahora valoro las cosas de otra manera, me he dado cuenta de que tengo mucha suerte y de que hay mil experiencias que pueden significar mucho si les das el valor y la oportunidad que merecen.

6. ¿Qué quieres decir para despedirte?   

Básicamente, dos cosas:

Una es que siempre hay tiempo para todo, que ahora mismo con los estudios parece que no hay tiempo para nada, pero si te organizas puedes, porque si no vives ahora otra cosa que estudiar y salir con los amigos, y renuncias a actividades que te ayudar a crecer y a abrir un poco tu mente, luego te arrepentirás… Las experiencias que vivas son lo que te va a moldear y lo que va a asentar tu forma de ser, y para mí eso es muy importante.

La otra es que cuando pienses que te da pereza o que no sabes si merece la pena o por qué tienes que hacerlo tú y no otro, pienses que tú tienes la suerte de poder ayudar, que tienes la capacidad, los recursos y los apoyos necesarios para poder vivir cosas que solo te ayudarán. En vez de buscar excusas, hay que buscar razones para hacerlo.

Patri, segunda por la derecha en la imagen, con parte de la Comunidad Ruta de este año.

#NoMás: un proyecto de 3 rutas contra la violencia de género

 

Hola a tod@s,

Hoy os queremos informar del proyecto que han llevado a cabo tres de nuestras rutas, fuera de sus actividades scouts, para sensibilizar contra la violencia de género. Este es su mensaje de presentación:

“¡Hola a todos! Somos Laura, Ana y Marillanos, y hoy os presentamos nuestro proyecto #NoMás para el concurso #NosDueleATodos. En él, no solo tratamos la violencia física y verbal, sino que gritamos que hay solución a esta y que la libertad está cerca. Nuestro objetivo, a parte de ganar el concurso, es la concienciación de que ante la violencia de género hay solución; por tanto, pedimos a todo aquel que lea este mensaje que vea el vídeo y que lo comparta”

13221169_130423140699543_5131818215229456996_o

Preguntamos a las chicas cómo surgió la idea, a lo que Laura contestó:

“Ana y Marillanos ya lo vieron el año pasado, y querían hacerlo, pero al final no surgió. Este año nos lo pasó Ana por un grupo que tenemos las tres, y simplemente lo hicimos. Nos repartimos un poco tareas, y lo hicimos bastante rápido: a Ana le encanta pintar, a mí grabar, editar y montar vídeos; y a Marillanos todo este tema y la actuación también le encanta. Encima, la causa era súper chula, así que fue fácil decidirse. Así, pasamos tiempo juntas, nos echamos unas risas y lo grabamos todo en un día. El texto es de Ana, la actriz es Marillanos. Ahora estamos difundiéndolo a tope”.

Os dejamos el enlace al vídeo de YouTube, así como a su página de Facebook. Por favor, ¡compartidlo!

Los scouts nos caracterizamos por ver el mundo de manera crítica y actuar donde podemos. Estas rutas de 18 y 20 años son ejemplos de escultismo en la vida real. Al final, este movimiento se basa en educar a personas útiles para actuar en esta sociedad (Baden Powell).

Buena caza y largas lunas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.