Abierto el plazo de preinscripciones

¡Otro año más abrimos el plazo para realizar las preinscripciones!

Si tienes muchas ganas de entrar en los scouts, ¡no esperes más!

¿Que qué son los scouts, preguntas? Pues, aunque es difícil de explicar en pocas palabras, lo vamos a intentar.

Somos personas a las que nos gusta la naturaleza, la música, el deporte, nos gusta jugar, disfrazarnos, hablar, contar historias, hacer el tonto, conocer gente… Y que tenemos el propósito de hacer del mundo un lugar mejor.

Y hacemos de todo: andamos por el campo, dormimos en tiendas, jugamos a infinidad de juegos, hacemos manualidades, jugamos al fútbol, nos bañamos en el rio, cantamos canciones, participamos en labores sociales, llevamos adelante proyectos… ayudamos a la gente, y también nos ayudamos entre nosotros.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los scouts son el lugar perfecto para hacer amigos, vivir aventuras, pasarlo en grande, y aprender miles de cosas nuevas.

Ah, y somos el movimiento juvenil más grande del mundo. Que digo yo que por algo será.

Sabiendo que nos han quedado muchas cosas por decir, ¿por qué no curioseas un poco por la web? ¡Nos gusta contar lo que hacemos por aquí!

Si quieres saber más o tienes cualquier pregunta, no dudes en contactarnos. Toda la información sobre cómo encontrarnos la tienes en la sección “contacto”.


Este año, como somos así de modernos, vamos a hacer las preinscripciones en formato electrónico. Ya no usamos los papeles, ahora hay que rellenar un formulario.

Un inciso, todo esto de la preinscripción es para los niños que quieran entrar de nuevos al grupo. Los que ya están dentro no tienen que hacer nada.

Para realizar la preinscripcion:

1-Selecciona la pestaña secretaria, y se desplegará otra pestaña que dice “preinscripcion” (de todas formas os dejamos el enlace aquí).

Formulario de preinscripción
2-Rellena el formulario, y pulsa “enviar”.

Recibiremos tu solicitud y te admitiremos en la lista de espera para el curso que viene.

¡Esperamos veros a todos!

Buena caza

Acampadas de Pascua

¡Hola a todos!

Hoy tenemos muchas cosas que contaros, y es que como es costumbre, los scouts nos hemos ido unos días a La Casita a celebrar la Pascua. Tanto peques como los más mayores tienen su acampada de Pascua, una acampada peculiar, que desde luego no deja a nadie indiferente, ni a nosotros este año tampoco.

La granja escuela estaba simplemente espectacular. La primavera ha entrado ya de lleno y la verdad es que ha sido un gustazo para todos ver los árboles floreciendo, el huerto, los pájaros (los scouts es que tenemos debilidad por la naturaleza)… Y si a eso le sumas el pedazo de sol que ha hecho… bueno, os hacéis una idea.

A muchos les ha servido como un descanso del duro trimestre, y a todos, sin duda, como espacio para pensar despacito, y pisar un poco el freno. Además, estando  a mitad de ronda solar, las secciones ya han hecho piña, y estas acampadas son una oportunidad para mejorar el ya buen ambiente de grupo.

Las manadas disfrutaron de un concurso de baile por equipos, plantaron tomates en el huerto, visitaron los animales, hicieron actividades de detectives, y han aprendido código morse, nudos, amarres y a utilizar las brújulas. También destacan una excursión muy divertida a las cuevas del pueblo, acompañada con chistes, historias, y muy buen rollo. Además han aprovechado para revisar el cuaderno de caza individualmente con sus scouters.

La Seeonee, plantando en el huerto

Las tropas han jugado mucho, tanto a juegos preparados por los chavales como por scouters. Han practicado nudos, amarres y construcciones, han hecho un concurso de “La voz”, un parchís humano, han tratado temas como el bullying y la superación personal… Y también han revisado el cuaderno del explorador con sus scouters.

La Impeesa, después de construir una mesa con trípodes

Los pioneros, que participaron en la pascua de mayores, comentan que los ratos de reflexión han sido muy útiles, y les han hecho plantearse muchas cosas. También han tratado temas como la dependencia del móvil. En general han salido muy motivados, cosa importante de cara al genial camino de Santiago que harán en Julio.

Los rutas han ayudado en todo lo que era necesario, prepararon los laudes, y siguieron con su planificación. También han tenido ratos conjuntos con la agrupación ruta, como un Romel y Montgomery.

Además de todo esto, todas las secciones han tenido sus celebraciones, eucaristías, penitenciales, vía crucis… en definitiva, espacios donde poder dar gracias y pedir, compartir exeriencias, buscar respuestas… Obviamente no podemos dejar de destacar la famosa vigilia, tanto la de peques como la de mayores.


Baden Powell decía que para ser feliz sólo hay que amar a los demás. Realmente uno no puede parar de sorprenderse, al escuchar una pregunta aparentemente tan grande resuelta con una frase tan sencilla.

Vivir así, sin embargo, es más difícil. Y transmitirselo a los chavales también. El mundo nos pone muchas trabas, nos enseña miles de modelos a seguir, nos bombardea con estereotipos y pautas vacías, y nos dice que no somos suficiente. A veces, tontos de nosotros, nos creemos estas cosas.

Y a pesar de todo, siempre se acaba volviendo. A esas cosas que aprendiste, esas cosas que alguien tanto esfuerzo hizo por enseñarte. Esas ideas… no, esos valores que algunos días olvidas, y otros mantienes muy cerca de ti, pero que siempre te demuestran, sin fallar ni una sola vez, que vas por buen camino. A su ritmo, con dificultad, van calando poco a poco, y van dejando algo dentro de ti. Algo que se queda contigo para siempre.

Esto los chavales lo entienden. Y lo viven. Y por muy difícil que sea, nos tenemos que agarrar a eso.

Volviendo la vista atrás, muchos tenemos claro que estos días en La Casita se respiraba un ambiente especial. Ahora es desafío de todos que no se quede sólamente en unos bonitos días de vacaciones.

Buena caza.

 

 

Misión “Echar raíces”

Hace unos días os contamos en una entrada lo que era una misión de tropa. Os la dejamos aquí para que le echéis un vistazo.

Hoy, Clara, la guía de los lobos de la tropa Mafeking, nos habla de la misión que realizaron hace unas semanas. El nombre que le pusieron, “Echar raíces”, demuestra que saben combinar perfectamente ser payasos con currar y lograr cosas guays. A ver qué nos cuenta.

Las misiones son las actividades que decidimos hacer la tropa para ayudar a los demás.

Como misión, los lobos elegimos plantar pinos para ayudar al medioambiente porque, como dice la ley scout, el scout ama y protege la naturaleza, entonces nos pareció bien hacer este servicio y más aún realizarlo en La Casita ya que solemos ir mucho allí.

En La Casita nos dividimos en 12 grupos, que era el número de árboles que había (seis olmos y seis pinos). Entonces la patrulla de los lobos explicamos cómo se plantaban y ya cada grupo hizo lo aprendido en sus respectivos lugares de la pista americana, el cual era el lugar que Manolo dijo.

Troperos plantando un olmo

Para preparar la misión, nos organizamos en tres grupos:

  • El primero tenía que informarse y conseguir los árboles. Estaba formado por Luis y Rafa.
  • El segundo estaba compuesto por Trini y María y su misión era buscar un lugar para poder plantarlos, que resultó ser La Casita.
  • El tercero se encargaba de explicar cómo plantarlos y ayudar a los grupos, era el cometido de MªCarmen Clara y Sofía.

Del trabajo aprendimos a cuidar la naturaleza, fomentamos la comunicación y el trabajo en equipo.

Dicho y hecho. La tropa propuso tantas ideas de misiones que sus scouters decidieron que se podían llevar todas a cabo, si cada patrulla se encargaba de una. ¡Se han organizado y no paran de vivir nuevas experiencias! Ya os contamos cuando fueron a la Casita a hacer servicio, ¿cuál será la siguiente?

Troperos y scouters trabajando juntos

Haciendo servicio en La Casita

El otro día estuvimos hablando sobre los proyectos que están llevando a cabo las diferentes secciones. Nos supo a poco.

Además, el equipo de comunicación queríamos contar más con los chavales en nuestras entradas. Por ello, les hemos pedido que nos escriban sobre lo que están viviendo. En este caso, los troperos de la Mafeking, aprovechando que han llevado a cabo sus misiones. ¿No sabes qué son? Esther nos lo cuenta y nos explica cuál es la que su patrulla prepararon:

Las misiones son unas actividades que proponemos toda la tropa para hacer un servicio hacia los demás.

Los halcones decidido hacer un voluntariado en la Casita para, de alguna manera, agradecer y ayudar en ella, puesto que ellos han hecho muchas cosas por nosotros durante muchos años.

Nosotros los pasamos muy bien realizando las diferentes tareas que nos repartimos para hacer: entre ellas se encontraban por ejemplo recoger ramas del suelo, puesto que había nevado y estaba todo lleno; pintar algunas vallas y puertas de la zonas de los animales, barrer partes de la Casita… Tuvimos la suerte de que nos ayudó la tropa Impeesa porque  había mucho que hacer y nos vino bien la ayuda.

Para organizarlo todo, primero tuvimos que llamar a Manolo para contarle todo lo que teníamos previsto y que nos dijera fechas; tras decidir una fecha y confirmar las personas que iban, volvimos a contactar con él para comunicarle todo y finalmente ir.

El valor más fundamental que aprendimos supongo que fue el trabajar en equipo para conseguir un mejor resultado y mas rápido.

Efectivamente, las misiones son actividades y proyectos con la mirada puesta en nuestro alrededor, con el objetivo de conocerlo y quizá actuar en él. Son la mejor forma para los chavales de descubrir lo que hay más allá de sus deportes y amigos, aunque quizá esté a pocos metros de su casa (ya sea una residencia de ancianos, una sede de Cáritas o una protectora de animales).

Clara, otra tropera, nos contaba en relación a este servicio que:

“Ayudamos a los trabajadores de La Casita, facilitándoles el trabajo que tenían que hacer, porque entre treinta personas lo hicimos más rápido que entre las pocas personas que son allí, y así nos pusimos en su piel y nos dimos cuenta del esfuerzo que tienen que hacer para que cuando vayamos esté decente.”

En las próximas entradas, los chavales os irán contando qué ámbitos han decidido explorar este año, y qué tal les ha ido. Por lo pronto, queremos agradecer una vez más a la Casita, a Javier y a Manolo su disponibilidad y confort, lo que hace que para muchos de nosotros, ese hogar sea nuestra segunda casa, a la que le tenemos mucho cariño. En ella, hemos vivido momentos que no olvidaremos nunca.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

 

Los proyectos de las secciones

¡Hola a tod@s!  ¿Cómo va todo? Esperamos que muy bien 😉

Nos encontramos ya bien metidos en el 2º trimestre, y las secciones han cogido buen ritmo. Para muchos de nosotros, este trimestre es el más interesante (bueno, eso si quitas el campamento. Es que jo, no fastidies, es el campamento), y no, no es porque los niños traigan magdalenas con chocolate y gofres todos los sábados (que tampoco nos quejamos eh), pero sí tiene algo que ver.

Y es que seguro que muchos os habéis fijado que los niños están vendiendo como locos a la salida de las reuniones, preparando cosas en casa, buscando ideas por internet o dándose publicidad por donde quiera que pillen. Eso es porque estamos organizando nuestros proyectos.

Efectivamente, a los scouts nos mola mogollón imaginar posibilidades y llevarlas a cabo. Y cuando ves que tu proyecto ha salido bien, la sensación es, que sé yo… ¿Sabéis cuando tienes hambre y te acuerdas de que en el frigo ha sobrado pizza de ayer? Pues algo así.

El método scout pone mucha importancia en el trabajo en pequeños grupos y fomentar la creatividad, participación e independencia de los niños, y estas actividades son perfectas para eso. Así que queríamos aprovechar para explicaros un poco en qué consiste todo el tema.

Rutas en el Monte del Gozo, Camino de Santiago.

Por supuesto, son los chavales los que eligen, deciden y organizan todo (cada edad de acuerdo a sus capacidades), con la ayuda y consejo de los scouters.

El proceso sería tal que así:

1-Primero se proponen varias ideas. Puede ser irse a la parcela de Juanito a disfrazarse de vikingos, hacer un fin de semana de supervivencia en el campo, una competición de construcciones,  hacer un musical…

2-Una vez se ha elegido lo que se quiere hacer, se evalúan las cosas que hace falta preparar. De ahí se organizan talleres de trabajo y los niños se reparten entre ellos (para sacar dinero, para hacer un reportaje, para infromarse sobre el sitio…)

3-¡Y ya sólo queda currar, y disfrutarlo! Tanto si el proyecto sale bien como si sale mal, evaluamos y aprendemos lecciones para la próxima.

En lobatos se llama “caza“. No, no es que nos vayamos por ahí a cazar gorrinos, es que como son lobatos, pues ahí esta la gracia… como son lobos…

Bueno, los lobatos organizan los talleres, sacan dinero, se informan por internet, organizan el menú, cocinan… Este año están organizando una obra de teatro en una residencia y unas partidas de laser tag. Como actividades memorables de otros años destacan grabar una película de terror, o ambientar una acampada en las civilizaciones.

Lobatos de la Seeonee maquillándose para grabar su película.

En exploradores, se llama “aventura“.

Aquí, los chavales ya van cogiendo más responsabilidades: a veces hablan directamente con los responsables de los albergues y tienen más independencia para trabajar fuera de las reuniones, por grupos. Este año están preparando varios proyectos de servicio (que aunque no son aventuras como tal, cuentan), como ayudar en el Arca de Noé. Otros años han hecho multiaventura y muchas más.

Troperos de la Mafeking tirando con arco en su aventura.

En pioneros, se llama “empresa“.

Aquí la cosa se pone más seria, pero también más interesante. Los pioneros elaboran presupuestos, se informan sobre subvenciones, planifican rutas, hablan con ayuntamientos… Este año están organizando irse al CAMINO DE SANTIAGO (genial, fantástico, chachi).

Como veis, la cosa tiene sustancia. Nos faltan por contaros decenas de proyectos que los chavales han hecho a lo largo de los años, pero para eso tenéis tanto a los propios chavales, como nuestros geniales álbumes en Flickr.

Seguro que más de uno recuerda alguna caza cuando estaba en lobato, y se le escapa una sonrisilla. Por algo será.

¡Buena caza!

“El éxito es la suma de pequeños esfuerzos, repetidos día tras día”.