Qué hacemos

“¿Qué es lo que hacéis en los scouts para que cada vez que hablas de ellos se te ilumine la cara?” Ésta es una de las diversas preguntas que me han podido hacer desde que estoy en los scouts. Y es verdad, se ilumina la cara cada vez que hablas de ellos.

jugar

Pero…¿qué es lo que hacemos?

  • Ponemos un granito de arena en la educación de los niños, niñas, jóvenes y no tan jóvenes durante el tiempo libre. ¿Cómo? A través de dinámicas, juegos, actividades, charlas que nos enseñen tanto a pequeños como a mayores a ser felices y responsables con todo lo que nos rodea, a ser cristianos comprometidos y a dejar el mundo mejor de lo que nos lo encontramos.
  • Trabajamos en equipo desde el inicio de la etapa scout, con lo que conseguimos formarnos de cara a un futuro laboral, en el que cada miembro del equipo ofrece a los demás un poquito de sí mismo, aprendiendo que entre todos podemos conseguir grandes cosas.
  • Descubrimos, en una sociedad tan industrializada, la magia de la naturaleza. El despertar en el campamento por los pájaros y la luz del sol,  el sonido del río, las marchas por caminos sintiéndonos grandes exploradores, el cielo estrellado.
  • Intentamos que sean los propios niños y niñas los que asuman el protagonismo de su desarrollo en relación a ellos mismos, a sus relaciones con los demás y a su experiencia de Dios.
  • Jugamos. Baden Powell decía que el escultismo es un juego, una herramienta educativa que responde a unos objetivos fundamentales. El juego tiene como objetivo el gusto por aprender, por divertirse y por alcanzar una meta, gracias a sus características esenciales: la acción, la imaginación, la aventura, la diversión.
  • Crecemos. En altura, con el paso de los años; en sabiduría, con cada experiencia que vivimos en los locales, en las acampadas, en las convivencias; en emociones, con cada nuevo amigo, con cada marcha superada, con canciones que nos recuerdan momentos del campamento. Vivimos un crecimiento personal que hace que no solo nos quedemos en lo fácil y en lo sencillo, y queramos ir a servir allí dónde otro necesite de nuestra ayuda.

Y hacemos muchas más cosas, todas ellas con un mismo sentimiento: el sentirnos scouts.