Convención 2006

barra_convencion

Crónica de la Convención.

El pasado día 1 de abril de 2006, el Grupo Scout Calasanz de Albacete celebró en el restaurante “Posada Real”, de la misma localidad, una cena convención en la que se reunieron casi 350 scouts.

Esta iniciativa surgió el pasado año en un afán de conocer cuáles eran los orígenes de nuestro Grupo; pero tras mucho indagar, nos dimos cuenta de que “lo único que sabíamos es que no sabíamos nada” . Así que decidimos ponernos manos a la obra y reunir toda la información y material que pudiésemos, y una vez hecho esto convocar una reunión informal para celebrarlo y reunir a la mayor cantidad de personas que nos fuera posible, y que lógicamente hubieran pertenecido a este grupo desde su inicio hasta la fecha.

Los asistentes comenzaron a llegar alrededor de las 20h a la Posada Real, restaurante dónde se celebró el evento, y pudieron disfrutar con una exposición scout, y sobre todo, con la magnifica compañía de los que alguna vez fueron compañeros de unidad o incluso scouters o chavales a cargo. Poco más tarde, cuando ya se habían congregado la mayoría, sobre las 20.45h, se accedió al salón-comedor donde se procedió a proyectar un documental, que emocionó a muchos. Algunos “tomasitos” todavía seguían llegando, mientras los demás intentaban descifrar el menú –en morse– y empezaban a cenar, no sin antes haber cantado una espontanea bendición al uso (por este pan / por todo don / te alabamos….). Fue raro el que no se levantó durante la cena –para exasperación de los camareros– y así saludar a unos y a otros, o ver si reconocían a algunos de los demás participantes. Durante la cena se repartieron copias del documental junto con un archivo de más de 2300 fotos.

Al acabar la cena, se procedió a la lectura de un discurso por parte de “Judas”,  que fue muy aplaudido. Siguió un agradecimiento a todos los que alguna vez colaboraron con el Grupo, simbolizado con la entrega de una réplica en bronce de la doble insignia de madera –distintivo de los jefes de unidad– a los antiguos Jefes de Grupo y a la familia de Jorge Vizcaino. También se hizo un pequeño ceremonial en el que Juan Martínez ‘padre’ hizo su promesa scout, la cual no había recibido nunca –muy a su pesar.

Tras estos emotivos actos, se despejó parte del comedor y continuó la fiesta, con montones de fotos, cantos, danzas y alguna pequeña actuación, como la famosa “Pongamos que hablo de Barrax”, ya que no pudieron hacerse algunas de las grandes actuaciones (como las del Quijote a cargo de los más veteranos).

Continuamos en el local hasta bien pasadas la medianoche, mientras la gente se iba despidiendo o iba quedando para otra ocasión. ¡Eso si!, a pesar  de lo poco que “dormimos”, al día siguiente ya estabamos recogiendo todo a las 12 del mediodía.

Volvemos a agradeceros la colaboración con el evento, desde vuestra participación sin la cual no habría sido posible–, hasta que nos facilitaseis material para la exposición: fotografías, libros, fichas, uniformes, camisetas, etc…, así como con recuerdos de la historia del grupo.